Estas son algunas medidas fáciles de implementar y que pueden evitar un ataque informático que puede tener consecuencias graves

Son consejos de fácil implementación. Sin embargo, si los seguimos pueden evitar que suframos un ciberataque de consecuencias imprevisibles. 

  • No dejar lugar al azar

No podemos confiar en la suerte. Es necesario establecer una serie de normas y protocolos de seguridad básicos que deben ser conocidos e implementados por toda la plantilla.

  • Última versión

Es importante tener la última versión de los programas, ya que siempre contienen modificaciones que mejorar la seguridad. 

  • Instalar un antivirus

Es recomendable tener instalado y activo un antivirus, pero es importante concienciar a todos los miembros del equipo que este sistema de protección no significa que podamos olvidarnos del resto de consejos de protección. El antivirus nos protege, pero no hace milagros.

  • Ojo con los correos

Todo el mundo sabe que hay que extremar las precauciones con los correos que nos llegan y que son ‘sospechosos’. A pesar de estar concienciados, lo cierto es que está sigue siendo la puerta de entrada de muchos problemas de seguridad. Concienciemos a toda la plantilla de que se aseguren del riesgo que corren al descargar un archivo adjunto. Hay que fijarse en el emisor y en el dominio desde el que nos remite el archivo. En caso de duda, no descargar nada.

  • Contraseñas que protegen

No debemos tomarnos a la ligera las contraseñas con las que protegemos el acceso a nuestros dispositivos. La recomendación generalizada es que no siempre utilicemos la misma contraseña y que utilicemos una combinación alfanumérica. 

  • ¡Cuidado con los pensdrive!

Muchas empresas no les dan la importancia que merecen y no limitan su uso, pero el pendrive es una de las vías de contagio más habituales. Los virus viajan de un equipo personal, o de una tercera persona hasta uno de los equipos de la empresa. 

  • El teletrabajo exige nuevas pautas

El auge del teletrabajo exige hace que no sea suficiente con que las medidas de seguridad se respeten en el entorno laboral. Debemos concienciar a los miembros de la plantilla de los riesgos y la importancia de seguir siempre una serie de medidas de ciberseguridad. Estén en casa o en la oficina, incluso cuando está usando un ordenador personal que, en principio, no utiliza para el trabajo. Por esta razón es más eficaz enfocar la política de ciberseguridad a partir de concienciar y formar a las personas, ya que de este modo siempre y en todo lugar actuarán de acuerdo con los principios de una conducta ciberresponsable.

  • La formación es necesaria

Por todo lo indicado en los puntos anteriores, es importante que desde la empresa se establezca un plan de formación en ciberseguridad para toda la plantilla.

  • No señalar a nadie

Los expertos en ciberseguridad recomiendan que la dirección de la empresa no señale ni castigue a los miembros de la plantilla que hayan sido víctimas de un ciberataque. El efecto puede volverse en contra, ya que es posible que otros miembros de la plantilla decida no notificar en el futuro que ja sufrido el mismo problema. 

  • Contar con el partner tecnológico adecuado

Este punto puede marcar la diferencia. Un partner tecnológico adecuado servirá para garantizar un entorno seguro y la protección de los datos más sensibles de la empresa.